La música y las películas son estímulos que a menudo prenden la chispa creativa en quienes las consumen. Hace ya un poco más de un año les compartí el documental de Everything Is a Remix, en donde explican a fondo cómo se da el proceso creativo.

También les platiqué entonces que probablemente con el formato de columna sería más probable que escribiera de transformaciones que no necesariamente eran covers. Así que en esta ocasión el foco lo pondré en música que se inspiró de películas. De ello, identifico tres tipos de inspiración.

Se inspiran después de haber visto la película

Un perro andaluz (Un Chien Andalou) de Luis Buñuel y Salvador Dalí es una película surrealista, que tiene la fortísima y famosa escena en la que se ve cómo con una antigua navaja de afeitar le cortan el ojo a alguien. Frank Black (o en los créditos del disco Black Francis) exclama con energía:

Got me a movie
I want you to know
Slicing up eyeballs
I want you to know
Girlie so groovy
I want you to know
Don’t know about you
But I am un chien andalusia

En 1994, Kevin Smith, dedicado fan de Star Wars, lanzó la película Clerks, en la que incluyó este tema llamado Chewbacca y que obviamente está inspirado en estas películas.

Escribieron la música para la película

De una forma casi opuesta están las canciones que nacen por encargo, en las que la simbiosis es aún mayor, ya que llegan a representarse mutuamente.

En 1966 se estrenó la película Alfie, protagonizada por Michael Caine los créditos finales eran acompañados por la voz de Cher cantando la canción del mismo nombre escrita por Burt Bacharach y Hal David. Se hizo un remake de la película con Jude Law como protagonista en 2004.

 

En una historia algo más complicada, en 1972 Mikis Theodorakis escribió la música para la película de Costa-Gavras State of Siege. Sí, ese es el papá del Costa-Gavras que dirigió el video de M.I.A. Bad Girls

Regresando, Theodorakis hizo la música para State of Siege y después usó esas melodías para musicalizar los poemas de Pablo Neruda, compendio de 17 poemas conocido como Canto General. El resultado es una mezcla alucinante de música griega y andina.

Y por último:

Las películas alimentadas por música

Aquí también hay varios ejemplos, como Pulp Fiction de Tarantino, Almost Famous de Cameron Crowe, pero el caso de Palahniuk escribiendo Fight Club mientras escuchaba el disco de Downward Spiral nos deja ver un caso más raro en donde el humor y la energía, la historia que cuenta el disco, se ve reflejada en la narrativa de la película.

¿A ustedes qué otros casos les parecen interesantes?

Sobre el autor /

Deja tu comentario

Your email address will not be published.