Estilo, moda y rock & roll

A lo largo de la historia, la música y la moda han estado intrínsecamente ligadas a lo largo de la historia, de forma casi simbiótica. Es una realidad innegable que constantemente se influyen y reflejan una a la otra; y por supuesto, el impacto social de esta fusión es irrefutable.

Esta ocasión, en Random exploraremos este mutualismo entre la moda y el rock, dos fuerzas culturales que han referenciado y transformado sociedades enteras. Analizaremos cómo el rock y sus subgéneros han trascendido los escenarios para convertirse en un fenómeno de estilo que ha dejado huella en diferentes generaciones.

Por definición, el rock es una expresión de indisciplina y autenticidad. Este poder de la estética rebelde ha desafiado irremediablemente las normas de la industria del vestido.

Durante décadas, artistas y bandas de rock han desmoronado las convenciones establecidas; han roto barreras y creado tendencias tan marcadas que es imposible ignorarlas.

Paralelamente a lo musical, el estilo rockero ha servido como una forma de expresión personal y hasta una declaración política. Frecuentemente, un género musical da origen a una subcultura y como tal, también se crea toda una parafernalia cargada de un simbolismo distintivo que refleja la actitud y los valores de la misma. Revisemos algunos ejemplos.

HEAVY METAL

Abramos con el heavy metal, género nacido a finales de los años 60, derivado del hard rock, blues rock y del rock psicodélico. Dio origen a la que, sin duda, es una de las subculturas más extendidas, longevas y reconocibles de la música.

Según la doctora Deena Weinstein en su libro Heavy Metal: The Music And Its Culture (2020), el heavy metal como movimiento cultural, ha sobrevivido debido principalmente a que sus seguidores, mayoritariamente varones, solo son tolerantes con sus exigentes códigos de autenticidad, vestimenta, apariencia y comportamiento.

La indumentaria metalera es identificable por varios elementos simbólicos que incluyen chamarras, pantalones, brazaletes y cinturones de cuero, a menudo adornados con estoperoles. También pueden usar prendas de mezclilla, principalmente negras, y si están luidas o rotas mejor, para expresar esa rudeza del género.

Joyería con cruces invertidas, pentagramas y otros símbolos oscuros también suelen ser parte de la estética del metalero. Calzado pesado, como botas militares o de motociclista. El cabello largo y la barba también son características distintivas; y por supuesto, no pueden faltar las playeras o parches alusivos a sus bandas favoritas para mostrar su lealtad y conectarse con la comunidad metalera.

Hay quienes atribuyen mucho del origen de este estilo a Rob Heldford de Judas Priest, quien supuestamente tomaría la inspiración del área de bondage de una sex shop gay. Aunque no lo ha desmentido categóricamente, Heldford declaró en una entrevista que lo anterior no era «del todo cierto».

PUNK

Este género musical y movimiento contracultural de finales de los 70 que dio origen a una subcultura con un simbolismo es muy distintivo. Fue representado por bandas tan emblemáticas como los Sex PistolsRamones y The Clash.

Vestimenta desgarrada, que a menudo incluye prendas alteradas y personalizadas con alfileres, parches y grafitis, además del uso piercings estrafalarios. Todo en un claro rechazo a la moda convencional y en franca protesta contra las convenciones tanto políticas como culturales.

Botas industriales, cadenas y pañuelos atados a la cabeza o las muñecas para representar a la clase obrera trabajadora y desafiar la estructura social.

Asimismo, los mohawks con altas crestas y cabello de colores brillantes son usados como un grito de individualidad, provocación e inconformidad.

Quiero destacar la interesante presencia del famoso estampado conocido como tartán. Resulta que en el siglo XVIII, fue ampliamente usado por los clanes escoceses que apoyaban la causa jacobita, un movimiento político que buscaba la restauración en el trono de Inglaterra, Irlanda y Escocia del rey Jacobo II y sus descendiente; incluso estuvo prohibido entre 1746 y 1782 . Esto hizo que el estampado quedara vinculado a la subversión y que los punks británicos de los 70 lo retomaran para avivar esa llama mientras honraban sus raíces.

GLAM ROCK

Por su parte, la moda del glam rock se destaca por su extravagancia y teatralidad. Surge en los 70 como la contrapropuesta estadounidense al desfachatado punk británico. Igual de disruptivo, pero apostando por la excentricidad, el exceso de elegancia, el brillo y el glamour. Recordemos a Aerosmith, Mötley Crüe y por supuesto, al icónico David Bowie.

La moda glam rock a menudo presenta telas brillantes, lentejuelas y colores llamativos, celebrando la exuberancia.

Resalta el uso de animal print, un estampado clásico que tiene su origen en la época de las cavernas por simple supervivencia. Sin embargo, en el siglo XVIII, Luis XV ordenó que le diseñaran prendas con estampados que imitaran la piel de leopardo para sorprender a su esposa María Leszczynska. Pronto, otros miembros de la monarquía comenzaron a ver esto como un símbolo de alta jerarquía. El glam rock lo retoma como una expresión de máximo poder.

Muchos artistas glam rock, como Bowie, desafiaron las normas de género a través de su apariencia. Vestirse de manera andrógina, usar maquillaje dramático, con sombras de ojos llamativas y lápiz labial brillante, es un símbolo de la fluidez de género, la artificialidad y la libertad de expresión sin inhibiciones.

El uso de plataformas, botas altas y calzado llamativo, para manifestar la elevación de la moda como una forma de arte.

La indumentaria del glam rock a menudo se inspira en la moda retro, especialmente del periodo barroco, donde el artificio y la superficialidad eran clave. Las prendas fastuosas, ornamentadas y complejas eran el reflejo de la riqueza y sofisticación de quien las portaba. El glam rock lo retoma para evocar un regreso a la era dorada de la música y la moda, y además, apoyar esa imagen del rockstar, con una apariencia deslumbrante y extravagante.

En conjunto, la moda glam rock simboliza la liberación de inhibiciones y una especie de escape artístico a un mundo de brillo y excesos.

GRUNGE

Este destacado subgénero del rock alternativo,​ estuvo influido por el punk y el heavy metal.​ Surgió en Seattle a finales de la década de los ochenta, representado por agrupaciones como NirvanaPearl JamSoundgarden y Alice in Chains.

Al igual que el sonido grunge, la indumentaria se distingue por su imperfección y antiestética. Estilo desaliñado y desfachatado, con prendas holgadas y oversized, ropa desgastada y rota.

Aunque se mantienen las botas como referente del hard rock, también cobran protagonismo los sneakers. También desaparecen la joyería y los accesorios; resalta la ausencia de maquillaje y el cabello enmarañado, optando por una imagen más natural y despreocupada.

Todo lo anterior, en una clara renuncia a las normas tradicionales y manifestando su falta de interés en la superficialidad, la imagen idealizada y la belleza artificial; anteponiendo la comodidad a las apariencias.

También quiero destacar el marcado uso de camisas a cuadros amarradas a la cintura, usualmente rojas con negro, quizá como reminiscencia del tartán en el punk.

En conjunto, la indumentaria grunge representa un enfoque más relajado y despreocupado hacia la moda y la vida en general, dejando claro que no están dispuestos a conformarse con estándares de belleza o elegancia.

Dime cómo vistes y te diré qué música escuchas… y hasta cómo piensas.

Así podría seguir por horas, analizando muchas otras tribus urbanas más que han nacido desde subgéneros del rock; ya que por décadas, la moda rock ha apoyado, originado y amplificado movimientos sociales.

Claramente podemos apariencia como desde Bowie hasta Cobain, voluntaria o involuntariamente, se han convertido íconos de la moda. Desde su música, han influido poderosamente en diseñadores y su estética particular ha permeado en la cultura popular.

Los seguidores del rock han adoptado y reinterpretado el estilo de sus ídolos, creando tribus urbanas y movimientos culturales que trascienden escenarios y canciones, traspasando fronteras geográficas y generacionales, en pos de la afinidad no solo musical, sino ideológica.

En conclusión, la moda es un poderoso símbolo de identidad musical y social, que no solo se trata de aspectos estéticos, sino que también es un medio para que los fanáticos se identifiquen como una comunidad y expresen su amor por la música.

Indiscutiblemente, la moda y el rock son dos energías vivas cuyas coaliciones ha dejado una marca indeleble en la sociedad, que continúa evolucionando y reinventándose. Y, sin duda, su relación seguirá inspirando y transformando a nuevas generaciones por muchas eras más.

Sobre el autor /

1 comentario

  • Angélica Talia Rodríguez Romero
    8 meses ago Reply

    EXCELENTE ARTÍCULO, ME PARECE PERFECTAMENTE VINCULADO CON LA MÚSICA Y EVOLUCIÓN SE LA MISMA, CON DATOS SUMAMENTE INTERESANTES, QUE NOS HACEN VIAJAR POR EL TIEMPO, EN ESTE CASO EL ESTILO, EL COLORIDO, INCLUSO LOS ZAPATOS O BOTAS, SON PIEZAS QUE SE HARÁN ETERNAS Y POR SUPUESTO EL ANIMAL PRINT, TODO UN PROSESO UNA EVOLUCIÓN QUE SEGUIRÁ CAMBIANDO, FELICIDADES, ME ENCANTÓ ❤️

Deja tu comentario

Your email address will not be published.