Entre la Niebla de José Manuel Aguilera y La Barranca

Entre la vigencia de la humanidad, entre el ademán de un dios, entre el rugido silente en el que la pandemia desnudó nuestros instintos naturales, salvajes, hipotecando nuestro silencio ante cada día; La Barranca, grupo de rock mexicano, lanza en 2020 un álbum de estudio llamado Entre la Niebla.

Los diez temas que trenzan el cabello de esta cartografía emotiva bucean por un mismo océano; son navegantes en la inscripción de un deseo: el decretado idilio. La percepción poética se contempla y se estimula, encuentra refugio y hogar en los versos de cada canción.

Entre la Niebla pareciera ser una encarnada navegación, asumiendo que los tripulantes son conscientes de la misión: seres navegantes e insurrectos; dispuestos a encender el carbón para tratar de llegar a la orilla del miedo y así medirse frente a la humanidad.

Hemos tratado de capturar la inherencia no de los prolijos músicos, sino del instante en el que cada espíritu acariciaba su posición dentro de la agrupación. El objeto con el que transpolan, exudan su carnívora esperanza, sus voces de cuerdas mezcladas con la rebelión del milagro.

La Barranca profetiza con este disco las centellantes sombras que están en la estancia de nuestro cuerpo: presagian lo abstracto de la melancolía, la obra encendida de cada día, los consagrados presentes anclados a los sueños. El álbum constituye con ser el número doce, doce son las horas de un reloj, doce son para la luz, doce para la oscuridad: dualidades, ambigüedades, sui generis, contrastes visuales, temáticos y rítmicos.

El nombre del LP no sólo vaga por la densidad de la niebla, también se mezcla con la hoja del almanaque para cambiar de orden; es decir, proyecta rupturas, temblores morales, espíritus trágicos, libertades en una patria comercial a costa de una paz soñolienta. Dejan en claro y, en apariencia, que los temas son episodios epistolares, son luces intermitentes diciendo adiós en la república del recuerdo.

En la relatividad del tiempo constatamos que esta obra nos sólo es producto eminentemente grupal bautizada por la banda, sino que es un barómetro social. Los ojos fugitivos de una existencia, el terror del vacío con su furor de catafalco, la ambulancia en llamas de nuestro corazón, la plenitud del fondo como color. El mundo donde se esconden nuestros méritos, nuestros cantos que giran hacían el sol.

Los temas son decretos diarios, son cadenas insobornables, pero también son imprentas multicolores que nos prometen formalizarnos en los elementos de la vida. Tomemos ese número al azar del uno al doce, descubramos también como Entre la Niebla salpica de oráculos eléctricos. La vocación de la respuesta estará viva, acariciando la aventura con sentimiento de música y renovando la columna vertebral con fulgores de luz y oscuridad.

 

¿A cuántos grados estás tú?

 

¡Sin freno ni licencia!

Israel Gayosso

Chihuahua, México.

 

Próximas presentaciones de José Manuel Aguilera:

Sobre el autor /

Deja tu comentario

Your email address will not be published.