Los Daniels: el álbum tablero llamado Serpientes y Escaleras

El enigma que caracteriza este nuevo siglo, ha hecho que varios artistas realicen grabaciones de álbumes desde sus laberintos internos asilados. Las modalidades se han transfigurado y los altoparlantes han sido ambulancias que vinieron a rescatar al ser humano del campo sacrificado dentro del ancho confinamiento. La banda de rock mexicana, Los Daniels, no sólo grabaron y lanzaron su nueva producción musical en este contemplativo, inestable y mordaz 2021; sino también apostaron por un álbum que cabalga sobre la expiación de los matices en varias de sus canciones; ejemplo de ello es la protesta determinante en su rúbrica; reflejando en un termómetro de mercurio la enfermedad epidémica en una sociedad salvaje al escuchar el tema “¡Ya Basta!”.

Serpientes y Escaleras se presenta ante el público con el sello discográfico de Sony Music. En general, dentro de esta propuesta y entrega, el álbum baja, manifiesta, proclama, confiere alma, esperanza y vida, y escarba conexiones internas para revelar nueva fe. Juega con compromiso en la tabla de la sensibilidad para que cada jugador que le escuche, viva, sienta, para que sume dotes de emociones y confesiones. El álbum denuncia y remarca, no dosifica, sube por la escalera sin medir distancia, cercanía o desborde; y se suelta con empatía por los poros voluntarios de un anhelo al combinar transformación y luz.

Entrevista:

Alfonso Díaz // Bajista de Los Daniels

El acto y el proceso creativo siempre serán desde un estado individualista, digamos que, buscamos revelar trasfondos y deslizamientos íntimos desde la disposición de nuestra intimidad. ¿Cómo logran Los Daniels abrir el telón de Serpientes y Escaleras al público en medio de una catástrofe mundial como la pandemia?, es decir, ¿Con cuáles insólitos obstáculos se enfrentaron en lo individual y como banda para crear este álbum?

Simplemente seguimos adelante, la pulsión creativa es algo que arde en cada uno de nosotros. Las canciones boceteadas se hacían llegar vía mail para que algún compañero hiciera su magia como hijas que se van de viaje y regresan cambiadas, más maduras, más inteligentes. La pandemia nos pegó en lo económico, pero nos abrió la mente a nuevos rubros; yo me descubrí maestro de música y lo he disfrutado muchísimo, no pienso dejar de dar clases ya que me ha hecho crecer mucho más de lo que imaginaba, como músico y como persona, ya que compartir conocimiento es muy gratificante. Donde enseña uno aprenden dos.

En esta producción musical giran algunos de los temas en el sentimiento histórico y actual de la sociedad. Parecen válvulas de protesta y/o termómetros sociales, aun sabiendo que, el resultado de la obra para muchos artistas es un producto eminentemente social. ¿Cómo alcanzan establecer en conjunto este compromiso desde cada perspectiva?

Para nosotros lo que importa expresarnos libremente, no intentamos sacar la música qué hay dentro, sino que simplemente la dejamos salir, los temas que tienen cierta connotación social no fueron intencionados, más bien fueron fruto de sentimientos reales que nos inundaba en cada momento.

Más que un compromiso con el público es un compromiso con la obra, si a nosotros nos hace sentir confiamos que al público también… muchas veces tenemos la hermosa sorpresa de tocar las fibras de nuestros queridos escuchas.

Pero también este álbum zigzaguea en la emotividad, se monta en un carrusel de posibilidades para producir una constelación múltiple. Desafía el pronóstico, la linealidad, lo obvio, y rompe todo vínculo con la regla. ¿Así fue pensado o fueron armando un rompecabezas a su antojo sin maniatarse a una estructura?

Desde el principio nos gustó la idea de ser una banda ecléctica, multicolor, que pudiera viajar por géneros distintos, descomponerlos y hacerlos propios… cada vez aprendemos cosas nuevas y, en lo personal, me gustaría ir mucho más lejos; si bien hemos tratado de hacer un disco completamente conceptual, estructurado previamente, en la práctica siempre toma giros inesperados.

Dentro de la ambigüedad por la enfermedad infecciosa provocada por el virus SARS-CoV-2, artistas y grupos realizaron colaboraciones en conjunto; siendo una apuesta ganada que todo melómano aplaudimos. En el tema de ˈY vuelvo a existirˈ encontramos en absoluta luz, esencia, emblema, fuerza, y revolución de mujer, a la icónica Ely Guerra. ¿Qué resultado interno les dejó cantar con ella esta sensible, expresiva y empática canción?

Ely es mágica, su presencia es imponente y accesible al mismo tiempo, desde que la conocimos todo caminó a la perfección, en el estudio nos regaló un gran número de interpretaciones y no fue fácil escoger ya que todas sus tomas contenían belleza, talento y personalidad. Y en el videoclip nos inspiró con su movimiento y su expresión. La canción pretende dar voz a nuestros seres queridos que están ya en otro plano, nos imaginamos que nos dirían a los que continuamos habitando un cuerpo físico.

Por último, no sin antes agradecer el tiempo y lograr en conjunto esta entrevista para los Melómanos de cuerpo, arterias e indómito corazón. Decía el poeta maldito francés, Charles Baudelaire, en uno de sus Diarios Íntimos: “La música perfora el cielo”; Los Daniels, ¿Qué buscan perforar desde su sonido?

En esta sala de espera llamada vida, Los Daniels, nos divertimos muchísimo jugando a ser músicos, personas y personajes. Nuestra música, es una búsqueda hacia adentro que después se muestra al público para mirar coincidencias y llenarnos el alma al saber que alguien más llora, ríe, baila o canta nuestras canciones como si fueran suyas (qué en cierta manera son suyas).

Puntualicemos que, Los Daniels, tendrán dos próximas presentaciones. Aquí los datos:

08 de octubre 2021

Jardín Caníbal

Pachuca, Hidalgo

 

13 de noviembre 2021

Pepsi Center WTC

Ciudad de México

¡Sin freno ni licencia!

Israel Gayosso

Chihuahua, México

Sobre el autor /

Deja tu comentario

Your email address will not be published.